Se deja de querer, y es como el ciego que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren.

Se deja de querer, y es como el ciego que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren.
Se deja de querer, y es como el ciego que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren.

miércoles, 30 de abril de 2014

Barrabás

Mi madre se indignaba cuando en el interrogatorio de Pilatos a Jesús, el pueblo elige, finalmente, a Barrabás.
En España llevamos eligiendo a Barrabás
desde las primeras elecciones democráticas de 1977, con una diferencia:
el otro candidato nunca ha sido Jesucristo.


 Antonio Orihuela.



lunes, 28 de abril de 2014





This is a song from an old Welsh witch...



Lejos de Kurdistán


Sólo algunas noches cuando sueña conmigo

soy el hombre que fui.

Doy la vuelta al mundo

y vuelvo a ser el juez de la energía

con una canción, cinco minutos.

Regreso para beberle el corazón.

 

 

Ángel Petisme.










 

 

 

 

viernes, 25 de abril de 2014

El amor difícil

Quizá tú no me viste,
quizá nadie me viese tan perdido,
tan frío en esta esquina. Pero el viento
pensó que yo era piedra
y quiso con mi cuerpo deshacerse.
Si pudiera encontrarte,
quizá, si te encontrase, yo sabría
explicarme contigo.
Pero bares abiertos y cerrados,
calles de noche y día,
estaciones sin público,
barrios enteros con su gente, luces,
teléfonos, pasillos y esta esquina,
nada saben de ti.
Y cuando el viento quiere destruirse
me busca por la puerta de tu  casa.
Yo le repito al viento
que si al fin te encontrase,
que si tú aparecieses, yo sabría
explicarme contigo.




Luis García Montero.




miércoles, 23 de abril de 2014

Los espejos transparentes

Uno dice lo que dice, mas no dice lo que piensa.
Los espejos no reflejan: transparentan.
Todo mira fascinante de frente, pero no existe.
Todo vuelve por detrás y es lo real, invisible.
En lo que veo, no veo; en lo que no veo, creo;
en toda imagen apunta una múltiple presencia,
palpitante intermitencia del corazón: confusión;
y así me siento indeciso como un pobre hombre perdido.
Como tú que ¿quién eres?, como yo que ¿quién soy?
Los espejos que me escupen hacia fuera, y hacia dentro.
Me proponen transparencias de distancias y silencios, deben ser, quiero que sean, para mis obras ejemplo, con mucha luz hacia fuera, con más secreto hacia dentro.
Juego al juego, sí, con trampa, como hay doblez en los versos.
Así se cuentan las cosas que nos pasan cada día,
y bien contadas parecen fascinantes y sin alma.
Si se piensa, nada es lo que se ve en el espejo.
La luz grande es un abismo y un estúpido misterio.



Gabriel Celaya. 






martes, 22 de abril de 2014

Clint

En alguna carretera secundaria del medio Oeste, Clint Eastwood sigue esperando la llamada de Meryl Streep.



Julia Conejo.







lunes, 21 de abril de 2014

viernes, 18 de abril de 2014

Peter Punk

Peter Punk es el amor
y Campanilla su princesa.
En el cielo está buscando
el secreto de la nada,
todos los niños extravíados.
Peter Punk es el amor
y Campanilla su princesa.
Garfio busca en vano
el secreto de su mano,
y Campanilla llora
al pie del árbol extravíado,
ladrón de las sirenas,
ladrón de las enanos.
Peter Punk intenta en vano
su amor explicar

en una playa desierta
Campanilla lo dejó.
Peter Punk es el amor
y Campanilla su princesa,
en el cielo está buscando
el secreto de la nada.
Todos los niños extravíados.
Peter Punk es el amor
y Campanilla su princesa.
Garfio busca en vano
el secreto de su mano,
y Campanilla llora
al pie del árbol extravíado,
ladrón de las sirenas,
ladrón de las enanos.
Peter Punk intenta en vano
su amor explicar.
En un playa desierta
Campanilla lo dejó .

 

Leopoldo María Panero.












jueves, 17 de abril de 2014

Buenos días, noche

De bien amar se vuelve
mascullado y hambriento,
con sabor en la lengua a carne cruda.

El suelo se amortigua,
los caminos convergen, silba el aire.

Con gesto agradecido,
con sonrisa imantada
por el impulso mismo que iza al árbolal sol,
tararear al paso:

no puedo amarte más, no soy tan físico.


 


Rafael Espejo.





 

miércoles, 16 de abril de 2014

El daño


Lo supimos después,
sin tiempo para nada.
Porque tal vez la vida nos dio todo al principio
y seguimos buscando
un camino que lleve a ese lugar,
un puñado de polvo
que guarde el equilibrio suficiente
para no convertirse
en aire o en montaña.
Porque tal vez la vida no nos perteneció
y se fue consumiendo
como todas las cosas que hemos creído nuestras
y son parte del daño
que dibuja las líneas de la historia
derribando ciudades con sus muros.
Y de haberlo sabido
habríamos juntado nuestras manos
o mirado a otra parte.
Y de haberlo sabido,
habríamos mordido nuestros labios
sangrando en el amor
para dejar visibles las heridas,
o habríamos rezado,
o renunciado a todo para quedarnos quietos
y no cruzar los días que agonizan.
Es todo tan inmenso que no cabe en el llanto
y el dolor nos observa desde fuera.
Lo supimos después,
no hay nostalgia más grande que aquella del futuro.

 
Fernando Valverde.





martes, 15 de abril de 2014

No creo en la vía pacífica

No creo en la vía violenta.
Me gustaría creer
en algo, pero no creo.
Creer es creer en Dios.
Lo único que yo hago
es encogerme de hombros.
Perdónenme la franqueza,
no creo ni en la Vía Láctea.




 Nicanor Parra.





lunes, 14 de abril de 2014

Las ganas de llorar

Y las ganas de llorar cómo se quitan.

No el llanto, sino las ganas de llorar incontrolables

cuando la soledad se llena de rostros ausentes,

de seres queridos que en algún sitio de otra ciudad,

preguntan también cómo se quitan las ganas de llorar

mientras escriben.

 

 

Alexis Díaz Pimienta.





 

domingo, 13 de abril de 2014

El origen del mundo

No se trata tan sólo de una herida
que supura deseo y que sosiega
a aquellos que la lamen reverentes,
o a los estremecidos que la tocan
sin estremecimiento religioso,
como una prospección de su costumbre,
como una cotidiana tarea conyugal:
o a los que se derrumban, consumidos,
en su concavidad incandescente,
después de haber saciado el hambre de la bestia,
que exige su ración de carne cruda.

No consiste tan sólo en ese triángulo
de pincelada negra entre los muslos,
contra un fondo de tibia blancura que se ofrece.
No es tan fácil tratar de reducirlo
al único argumento que se esconde
detrás de los trabajos amorosos
y de las efusiones de la literatura.

El cuerpo no supone un artefacto
de simple ingeniería corporal;
también es la tarea del espíritu
que se despliega sabio sobre el tiempo.
El arca que contiene, memoriosa,
la alquimia milenaria de la especie.

Así que los esclavos del deseo,
aunque no lo sospechen, cuando lamen
la herida más antigua, cuando palpan
la rosa cicatriz de brillo acuático,
o cuando se disuelven dentro de la hendidura,
vuelven a pronunciar un sortilegio,
un conjuro ancestral.
Nos dirigimos
sonámbulos con rumbo hacia la noche,
viajamos otra vez a la semilla,
para observar radiantes cómo crece
la flor de carne abierta.

La pretérita flor.

Húmeda flor atávica.
El origen del mundo.

 

Carlos Marzal .





sábado, 12 de abril de 2014

Recuerdos

En aquella ocasión me dieron un cubo.

Un enorme cubo de basura

con dos grandes ruedas negras

y una pesada escoba

con el palo de madera

embriagado de astillas.

Me dijeron

que tenía que recoger

toda la mierda

que vieran mis putos ojos

y que ni las piara

que no me comportara como una maricona

ya que solo querían ver

el puto contenedor lleno de basura;

de toda la basura que vieran

esos putos ojos míos.

Recuerdo que las manos me sangraban.

Recuerdo la angustia

al ver que se me echaba el tiempo encima

y toda la mugre

todavía andaba suelta

por las dependencias oficiales.

Seguramente estaría arrestado.

Recuerdo

que las astillas de madera

estaban clavadas muy hondo

y considero

que aún hoy

no hay manera de sacarlas.

 

 

Ángel González. 





viernes, 11 de abril de 2014

L'amour est bleu

Cuatro pasos de agua son frontera entre su ombligo y la autopista. Confío en la ruta de mordiscos de su espalda. ¿Me anochece para siempre esta señal? ¿O es brújula de luz para la tarde?.

 

Elena Medel.
 
 
 
 
 
 

jueves, 10 de abril de 2014

Invierno todavía

                                                                           (desde el sueño).

Me oriento por la cicatriz
que recorre tu estómago
como el curso de un río pedregoso
cuando la noche llega.

De madrugada el hielo, que lo erosiona todo,
vuelve polvo las rocas, el sueño, nuestras manos.

Me guío por los cortes
en la piel cuando escuece
el dolor de estar vivo.

El canto negro de los desahuciados,
una voz ronca que viene de lejos,
marca el norte cuando no se ve nada.

Recuerdos subterráneos engendra la memoria.
Caminamos desnudos por un campo de nieve.
A veces nos llenamos la boca con los puños
para olvidar el hambre.

Hubo tiempos mejores,
pero oigo que respiras y tu aliento derrite
el hielo que pisamos,
detiene la ventisca,
guarda vida bastante.




Javier Rodríguez Marcos .




miércoles, 9 de abril de 2014

MECAGOENTUPUTAMADRE

Llora un niño como si tuviera

lleno de estrellas un pulmón

los servicios de atención al cliente

no son servicios ni atención ni cliente

el corte inglés anuncia un nuevo cierre del balance económico anual

adivina adivinanza

¿gana o pierde?

¿pierde o gana?

la burbuja económica y la utopía del cemento armado

hasta los dientes

los de siempre se descojonan como siempre y donde siempre

qué guay qué guay qué guay

otra bonita montanbaik

que le toca al de al lado

en Barcelona, Basurama repasa el número creciente de obreros muertos en las obras de la emetreinta

sicreequelohavistotodovengaamadridyverácosasincreíbles

la fiambrera obrera lanza pollas de globo (el glande rojo, un huevo morado, otro huevo amarillo)

desde un ático céntrico el día de la boda real

Dionisio Cañas llama ‘maricón’ a una flor

la poesía no es un arma cargada de futuro

la poesía no es una méquina dalicada

la poesía no es la prosa que se mueve

la poesía, ni muchísimo menos, eres tú

llamemos a las cosas por su nombre

la poesía es ritmo, rima (o no) y risa

la poesía, según Juan Larrea, es esto y esto y esto

la poesía, según Antonio Orihuela, es acción, resistencia, posibilidad de cambio, cambio de posibilidad, posición, lucidez, bocadillo de bruma, bala, voz

la poesía, según Nicanor Parra, es llamar a las cosas por su nombre

pues venga:

Esperanza Aguirre, me cago en tu puta madre

Alberto Ruiz Gallardón, me cago en tu puta madre

José Luis Rodríguez Zapatero, me cago en tu puta madre

José María Aznar, me cago en tu puta madre

si tengo que recurrir al insulto es porque no me queda otra

si tengo que recurrir a la poesía es porque no me queda otra

hay quien piensa que la poesía no puede caer en el insulto

me lo dicen constantemente

en las lecturas, en las esquinas, en los márgenes de los poemas

pero yo creo que el insulto es otro

y que cualquier palabra, si nos ponemos, puede ser malsonante

pero yo creo que hay que responder

yo creo que ninguna pregunta debería quedar sin su respuesta

creo que la creación es también, simplemente, una buena pregunta y una buena respuesta

lo insultante es quedarse parado

yo no tengo la culpa

yo no tengo la culpa

pero tampoco tengo la respuesta

yo no tengo la culpa de que tú, poeta de salón, endecasilabizado amigo de raquíticas revistas culturales, sigas pensando que la poesía se la debe coger con papel de fumar,

o bien podría decir,

para que me entendieras,

yo no tengo la culpa de que sigas pensando que la poesía briza sus fulgores y nada sabe de cacarear,

y te respondo porque todo tu cuerpo y sus acciones no son más que preguntas

mira, ya que me pongo

poeta de salón, me cago en tu puta madre

a este poema no se le pueden caer los anillos por una puta más aquí o allá

Parreño, Aníbal, Pino, Ory, Botas, Merlo, Aguado, Costafreda, Camacho, Salgado, Moreno, Parody,

qué sería del Parnaso sin vuestro permiso

qué sería del mundo sin terceras partes

qué sería sin terceros mundos

sin responsabilidades a terceros

qué pasaría si nunca pasara nada

publicista de la comunidad de madrid

diseñador de escombroesútil

me cago en tu puta madre

las lilas siguen intentando que el feminismo sea un movimiento y no una parada de autobús

nodo50 se levanta contra todo lo que no signifique RED

y a mí me encantaría escribir sobre el mar, pero no es plan

me encantaría vivir en una casa con jardín, pero no es plan

urbanístico

me encantaría que hace algunos años no me hubiera perseguido un coche de la guardia civil con las luces apagadas, y sobre todo que de ese coche no hubiera bajado nadie para registrarme y acusarme de cometer un delito contra la salud pública por llevar medio gramo de marihuana, que vino a convertirse en cuatro gramos por obra y gracia de la burocracia, para poder obligarme después a pagar 50005 pesetas de las de antes

pero eso fue exactamente lo que pasó

porque ése era exactamente su plan

así que no me vengas a decir

que la poesía no tiene lugar

que nadie sabe lo que es la poesía

que no quedan motivos ya para la poesía

que la poesía  no sirve para nada

así que no me vengas a decir lo mismo

del compromiso, de la resistencia, de los abrazos, de la claridad

no vengas con tu máscara de jarcias arboladas, no vengas con tus albos jinetes del amor,

porque no queda tiempo y la tristeza

es justo la alegría

del enemigo

me acaban de cobrar 10 euros por un sándwich de pollo en un avión

la azafata lleva los ojos pintados del color del logotipo de la empresa para la que trabaja

a mí me siguen sorprendiendo estas cosas

a mí me gustaría a veces ser un pollo

un animal cualquiera y sin lenguaje

un pollo

un pop-yo

un yo pero más pop

pop-ético

más pop-tencial

pop-líglota

pop-lémico

pop pop pop pop pop pop pop poesía popular poesía popular

Antonio pop Orihuela pop pop Riechmann pop Nicanor Parra pop

anticapitalismo pop

Antonio Gómez pop tortilla de patatas pop

real madrid pop estados unidos de pop comunidad de pop junta de andalucía pop

stop: parad las máquinas

poéticas hay todas pero

no todos los poemas son un bar

un gol

un grito un pin un pon

hablar de hacer es NO

así que hagamos

los escritores viven para escribir

los poetas viven sólo

para vivir.

 

Gonzalo M. Escarpa.








 

martes, 8 de abril de 2014

Atrapado



Su mente seguía atrapada en el abismo que le había producido el abrazo, su cuerpo se había tensado aferrándose con fuerza a ella, permaneció quieto con los ojos cerrados sintiendo la gracilidad de su cuerpo entre sus brazos, la proximidad y el inconfundible olor de su piel le hicieron estremecer sintiendo como una pulsión de deseo se apoderaba de él, buscó sus labios anhelando el sabor de sus besos y un torbellino de sensaciones recorrieron su cuerpo, en ese momento supo que la quería, que siempre la había querido, pero sin embargo le aterraba quererla.

 

 

Lola Poveda.